hay veces que las semanas se hacen eternas,

los días no pasan y el fin de semana vuela.

Uno de los momentos que más me gustan son las mañanas de domingo,

cuando al despertar no hay prisa, mejor si brilla el sol y

nos podemos quedar un ratito más en la cama,

con la felicidad anticipada de un café tranquilo

y un día entero por delante.

me pregunto cómo serán los domingos con niños.

pronto lo sabremos.

Fotografías de Hannah Lemholt sacadas de su blog honeypielivingetc. Reportaje realizado para la revista noruega kk.no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s